5 beneficios de las Passivhaus

Passivhaus

Las Passivhaus se están convirtiendo en un eslogan de comodidad y eficiencia energética, y no es de extrañar que cada vez más personas se interesen por este tipo de construcción y sus ventajas.

1. Eficiencia energética

Los edificios Passivhaus están diseñados teniendo en cuenta la eficiencia energética. Pueden usar hasta un 90% menos de energía que los métodos tradicionales de construcción sin sacrificar la funcionalidad. Por ejemplo, una ventana Passivhaus puede reducir la pérdida de calor en más del 70% en comparación con las ventanas de doble vidrio, y un sistema de recuperación de energía reduce la pérdida de calor de la ventilación hasta en un 90%, lo que significa que se necesita poca energía para mantener la temperatura interior. Para el usuario esto significa una reducción considerable en el gasto. En una escala más amplia, el estándar Passivhaus puede reducir las emisiones de CO2, crear oportunidades de empleo y mejorar la economía.

2. Confort

Los edificios están libres de corrientes de aire, puntos fríos y sobrecalentamiento y se benefician de un suministro continuo de aire fresco. Este nivel de confort se logra mediante el uso de componentes certificados por Passivhaus, como materiales de aislamiento, ventanas y ventilación mecánica con recuperación de calor.

3. Saludable

Los edificios Passivhaus son conocidos por sus ambientes interiores tranquilos y saludables. Las personas pasan la mayor parte del tiempo en interiores, por lo que los edificios en los que viven y trabajan tienen un impacto en su salud y bienestar. El estándar Passivhaus incluye un sistema de ventilación que proporciona un suministro regular de aire fresco, elimina olores, sustancias contaminantes y mantiene las temperaturas interiores. El aislamiento de alta calidad y las ventanas también hacen que los edificios sean extremadamente silenciosos.

4. Asequible

Los costes de construcción varían de un país a otro, pero promedian alrededor de un 10% más que el método de construcción tradicional, dependiendo de la disponibilidad de componentes adecuados y profesionales cualificados. Sin embargo, los costes operativos son considerablemente más bajos, gracias al uso de componentes de calidad premium y al considerable ahorro de energía. Un análisis del coste del ciclo de vida indicó que incluso si un edificio Passivhaus fuera más caro de construir, los costes del ciclo de vida serían más bajos que los edificios tradicionales.

5. Versátil

El estándar Passivhaus puede adaptarse a todos los tipos de edificios y zonas climáticas. Han pasado más de 25 años desde que se construyó el primer Passivhaus y, aunque la mayoría de los edificios son residenciales, esta tendencia está cambiando gradualmente. En la actualidad, se están construyendo muchos edificios no residenciales según el estándar Passivhaus, incluidos edificios de oficinas, escuelas, fábricas e incluso piscinas. Es evidente que no hay límites en cuanto a los materiales de construcción o los métodos que se pueden utilizar, siempre y cuando se cumplan los requisitos esenciales.

Para cumplir con los futuros objetivos de eficiencia energética, es necesario revisar y mejorar el inventario actual de edificios. Los proyectos de modernización también pueden llevarse a cabo de acuerdo con el estándar Passivhaus EnerPHit y han demostrado tener éxito en mejorar la calidad de los edificios existentes y reducir su demanda de energía.

También te puede interesar: La demanda de construcción ecológica prevé un crecimiento significativo en 2021