5 principios de sostenibilidad aplicados a la arquitectura

sostenibilidad-aplicada-arquitectura

 

La sostenibilidad no pretende buscar respuestas a las necesidades de la generación actual sin que ello afecte negativamente a las futuras. Al hablar de sostenibilidad es fácil pensar en reciclaje, comercio justo, y pensar que es todo lo que se puede hacer, sin embargo, la sostenibilidad debería estar relacionada con todas las acciones del ser humano.

Por ejemplo hay principios de sostenibilidad aplicados a la arquitectura que buscan reducir el impacto del sector de la construcción en el Medio Ambiente.

Los 5 principios de sostenibilidad aplicados a la arquitectura

Pue sí, los principios de la sostenibilidad se pueden aplicar también a la arquitectura, de hecho hay algunos arquitectos que se han convertido en auténticos referentes a la hora de lograr construir edificios de calidad, pero en los que no faltan elementos que los hacen completamente sostenibles. El secreto está en aplicar los principios de la sostenibilidad a la arquitectura.

  1. Planificación sostenible

La sostenibilidad tiene en cuenta el impacto de las acciones en el Medio Ambiente. La arquitectura sostenible también tiene que tener en cuenta el impacto que causará la construcción en el entorno, de ahí, que la planificación sea una parte importante en la construcción.

Antes del inicio de la obra se estudia el lugar en el que se construirá, de forma que se eviten las modificaciones permanentes en el terreno y, además, que se consiga que el edificio se integre en el paisaje.

Las condiciones y las características del lugar se tendrán en cuenta para un desarrollo eficiente del edificio, proyectando el edificio para aprovechar la iluminación y para favorecer una temperatura agradable de forma natural.

2. Ahorro energético

El consumo de energía es una de las grandes preocupaciones de la ecología, por ello uno de los principales objetivos para un mundo más sostenible es encontrar fórmulas que aseguren un gasto responsable de la energía, reduciendo por un lado el gasto en luz y agua, y favoreciendo las energías alternativas.

Aplicado a la arquitectura ecológica, el ahorro energético tiene dos frentes: por un lado se pretende una reducción de la energía gastada durante el proceso de construcción del edificio, y por otro, que el consumo del edificio se reduzca.

La planificación sostenible es esencial en este punto, pero una vez que se ha construido el edificio, aún hay mucho que se puede hacer por contribuir de forma positiva en el impacto sobre el ecosistema, por ello, las viviendas construidas según los principios de sostenibilidad aplicados a la arquitectura ecológica incluyen elementos de las energías renovables, como paneles solares, que aprovechan una fuente energética natural, o perlizadores, que reducen el gasto del agua.

 3. Construcción de proximidad

El comercio sostenible pretende no solo conseguir un comercio justo y con productos procedentes de una agricultura menos contaminante, también tiene en cuenta el impacto que tiene el transporte en el Medio Ambiente. Por ello, el comercio sostenible favorece el comercio de proximidad y el consumo de productos locales.

En construcción de edificios ecológicos, el origen de los materiales se tiene en cuenta. Se favorece el uso de materiales y recursos de la zona para reducir el impacto del transporte y, además de apoyar el comercio local, se reduce la contaminación por transporte y se favorece la reducción el impacto ambiental del edificio construido.

4. La calidad también cuenta

La obsolencia es uno de los puntos de batalla de la ecología. Poca duración implica cambios continuos y, por lo tanto, mayor producción de materiales, es decir, más emisiones al ambiente y mayor necesidad de recurrir al transporte, además, de mayor producción de residuos y desechos.

Desde el punto de  vista de la arquitectura ecológica, elegir productos y materiales de calidad es una excelente forma de apostar por la durabilidad, es decir, por edificios en los que la necesidad de cambios se reduzca al mínimo durante toda la vida del edificio.

5. Reutilización

La sostenibilidad no solo tiene en cuenta cómo se fabrican las cosas o el uso que se les da durante su vida útil, sino también su impacto una vez que dejen de ser útiles; es decir, en el momento del desechado. El reciclaje es una de las formas de lograrlo, pero no es la única.

La arquitectura ecológica no olvida la planificación del destino de los elementos de construcción una vez que el edificio no se utilice, el aprovechamiento máximo de los materiales es el principal objetivo. Es decir, que se apuesta por materiales de calidad y duraderos no solo para el edificio actual, sino también para reutilizarlos en nuevos proyectos.

En las décadas anteriores, el sector de la construcción ha modificado notablemente el paisaje y, además, ha sido uno de los que ha realizado prácticas más contaminantes y nocivas para el Medio Ambiente. Los principios de sostenibilidad aplicados a la arquitectura suponen una ruptura con tendencias y prácticas anteriores y buscan demostrar que es posible que el sector de la construcción funcione sin que ello afecte al entorno.